Zum Inhalt springen
30.09.2018

Calabaza: consejos y recetas

Kuerbis_Magazin.jpg
© Daniel Vincek / Fotolia

Ya vuelve a ser el tiempo de las calabazas, unos frutos que en el mercado nos deslumbran con sus brillantes colores. Grandes, pequeñas, lisas, rugosas, amarillas, anaranjadas, verdes o jaspeadas: ¡existen muchísimas variedades! Además de las clásicas cremas, con ellas también se pueden elaborar muchos otros platos exquisitos. A continuación, le ofrecemos unos consejos y varias recetas preparadas con esta rica hortaliza.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprarlas?
Una calabaza fresca es más pesada de lo que aparenta por su tamaño. Cuanto más ligera es una calabaza, más semillas y menos pulpa contiene. Como en el caso de las sandías, para saber si está buena hay que golpearla suavemente con los nudillos, y si suena hueca significa que está madura. Asimismo, la piel de la calabaza debe estar intacta y tener un aspecto terso y mate. Si no va a cocinarla de inmediato, consérvela en un lugar oscuro a una temperatura de entre 10 y 13 °C.

Realce su sabor
Cada tipo de calabaza tiene un sabor particular, que se puede realzar añadiéndole otros ingredientes, como la cebolla, el ajo, el jengibre, el curry, la guindilla o la canela.
Si le sobraran algunos restos, ya sean crudos o cocinados, puede congelarlos sin problema.
Atención: a pesar de su atractivo aspecto, las variedades ornamentales no son aptas para el consumo.

Disfrute cocinando calabaza con su Monsieur Cuisine.