Zum Inhalt springen
  • Labores de mantenimiento

    Nuestra página web está en modo mantenimiento. En breve volveremos a estar a su disposición.

30.10.2020

El aguacate: un superalimento

AdobeStock_310843989_Avocado_kleiner.jpg

Aguacate, avocado o palta

Aunque hace tan solo 40 años aún era un desconocido en Europa, este fruto de nombres variados se ha vuelto tan popular que se ha convertido en un fenómeno global, un alimento de moda. No es casualidad que se conozca como «oro verde» o «fruta de mantequilla», puesto que su deliciosa pulpa cremosa se derrite en la boca. Debido a su sabor relativamente neutro y a la posibilidad de prepararlo de numerosas maneras, tanto saladas como dulces, el aguacate gusta a casi todo el mundo. Sin embargo, pese a que tiene el aspecto y el sabor de una hortaliza, desde un punto de vista botánico es una fruta. Se supone que existen alrededor de 400 variedades en todo el mundo, que difieren enormemente en forma y tamaño. Según el tipo, un solo fruto puede pesar entre 200 g y 2 kg.
Pero ¿qué contiene esta fruta milagrosa? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprarla? ¿Y por qué se debe consumir con moderación? A continuación, respondemos a todas estas preguntas.

El aguacate:

1.    …es bueno para los músculos.
2.    …puede reducir los niveles de colesterol.
3.    …fortalece las encías.
4.    …protege las células del cuerpo contra los radicales libres.
5.    …mejora la vista.
6.    …fortalece los nervios.
7.    …produce emisiones de CO2.
8.    …no le sienta bien a todo el mundo.
9.    …en términos generales, contribuye al desequilibrio medioambiental.

¡Realmente sano!

Cuando necesite un alimento para calmar los nervios, eche mano de un aguacate en lugar de ir a por una tableta de chocolate. Este fruto está repleto de importantes nutrientes y contiene numerosas propiedades beneficiosas para la salud. Tiene vitamina B y lecitina, que son el alimento perfecto para el cerebro y los nervios. Además, 100 g de aguacate contienen unos 550 mg de potasio: los músculos y los nervios en particular dependen de este mineral, porque nuestras células lo necesitan para funcionar correctamente. Además de potasio, lecitina y vitamina B, el aguacate también nos aporta otros nutrientes valiosos, como ácido fólico, vitamina K y vitamina E.
Asimismo, el aguacate proporciona grandes cantidades de saludables ácidos grasos insaturados, que son esenciales para una dieta antiinflamatoria y, por lo tanto, son buenos para el corazón. Para ser un alimento vegetal, el aguacate es muy rico en grasa y tiene muchas calorías (138 kcal por 100 g), pero sin esta grasa no sería tan bueno para la salud. Como ya hemos mencionado, los ácidos grasos insaturados son muy importantes para que el corazón se mantenga sano, pero además contienen la enzima lipasa, que potencia la eliminación de grasa ya durante el proceso de digestión. Como resultado, la grasa del aguacate no se almacena y la enzima incluso acelera la descomposición de la grasa ya presente en el cuerpo. Así que si creía que debía dejar de comer aguacates por su alto contenido en grasa, estaba sufriendo sin motivo. ;-)
El aguacate es también un compañero perfecto para las hortalizas. Muchos tipos de hortalizas contienen nutrientes solubles en grasa, como las vitaminas A, E y K. En combinación con el aguacate, el cuerpo puede absorber y utilizar mejor estas valiosas sustancias. Por lo tanto, esta fruta y las hortalizas se complementan maravillosamente bien en un mismo plato. ;-)

¿Demasiado verde o demasiado maduro?

Ya sea en el mercado semanal, en una tienda de alimentos orgánicos o en el supermercado, hoy día podemos encontrar aguacates en todas partes y durante todo el año. No obstante, el problema más habitual es que nunca sabemos si nos están dando gato por liebre. A pesar de que muchas etiquetas afirman que el aguacate está «listo para consumir», es difícil saber con certeza si tiene el grado de madurez perfecto. Esto solo lo descubrimos al abrir la fruta. Pero hay ciertos indicios que nos pueden ayudar a saber si está en su punto. Por ejemplo, si el tallo se desprende con facilidad y debajo se aprecia su pulpa verde, significa que tiene el grado de madurez adecuado. Si descubre moho debajo del tallo, le aconsejamos que no compre el aguacate. Si la pulpa presenta manchas marrones, quiere decir que el aguacate ya se está echando a perder. Y si la piel cede al presionarla levemente, también es un indicio de que la fruta está demasiado madura. Igual que las manzanas y los plátanos, el aguacate también sigue madurando después de su cosecha, por lo que es aconsejable comprarlo bastante firme y almacenarlo en casa junto a manzanas y plátanos, que harán que madure con más rapidez. Tan pronto como el aguacate se mete en el frigorífico, el proceso de maduración se detiene, así que le recomendamos conservarlo siempre a temperatura ambiente.

 

Consejos de preparación

Antes de manipular un aguacate es primordial lavarlo bien, ya que los pesticidas pueden adherirse a la piel y penetrar en la pulpa al cortarlo. Después de lavarlo, córtelo por la mitad a lo largo, a ras del hueso. A continuación, separe las dos mitades y extraiga la pulpa con una cuchara. Si solo va a utilizar la mitad, es aconsejable que guarde la otra mitad con el hueso y que rocíe la parte del corte con zumo de limón o lima; el ácido garantiza que la pulpa verde no se torne marrón.
La pulpa del aguacate es ideal para triturarla, chafarla con un tenedor o simplemente cortarla en daditos. Sazonada al gusto, puede añadirla a una ensalada, untarla en el pan o preparar una salsa para acompañar patatas fritas o incluso pasta. Tenga en cuenta que el aguacate nunca se debe calentar, pues perdería su aroma e incluso podría ponerse amargo. Por tanto, para un plato de pasta, sirva la salsa de aguacate a modo de pesto.

El aguacate y el medioambiente

El aguacate es originario de Centroamérica y se ha cultivado y consumido allí durante más de 10 000 años. No obstante, también ha pasado a cultivarse en otras regiones y países, como el norte de México, los Estados Unidos, Israel y España. Así que si el aguacate procede de otros países, lo más probable es que haya recorrido un largo camino antes de llegar a los estantes de nuestras fruterías. Se supone que los aguacates de Israel no tienen un impacto medioambiental tan negativo como los que nos llegan del continente americano, porque la ruta de transporte es más corta. Sin embargo, a menudo no es así, puesto que el transporte desde Israel suele ser por aire, mientras que los aguacates que vienen de México van en buques con contenedores refrigerados.
Pero el transporte no es el único problema de esta fruta: su cultivo requiere una increíble cantidad de agua. Para cosechar 1 kilo de aguacates se necesitan hasta 1500 litros de agua. Especialmente en un país de clima desértico como Israel, esto significa que las reservas de agua potable pasan a utilizarse para cultivar aguacates. La falta de agua potable y los lechos secos de los ríos son consecuencias graves del cultivo de esta fruta.
Como la demanda no deja de crecer, cada vez hay más plantaciones de aguacate, lo cual va en detrimento de los bosques y otras zonas silvestres. Como resultado, la biodiversidad natural se transforma en un monocultivo y esto, por supuesto, afecta la flora y la fauna del lugar. Otra consecuencia de los monocultivos es que las plantas suelen ser más vulnerables a las plagas, con lo cual se potencia el uso de pesticidas químicos que perjudican al ser humano y los animales.
Un último punto sobre el impacto negativo del aguacate en el medioambiente es su maduración. Para garantizar que los aguacates sobrevivan al transporte sin daños, los frutos se cosechan sin madurar. Y esto significa que el proceso de maduración se acelera de forma artificial. Los aguacates verdes se guardan en enormes almacenes con aire acondicionado para que maduren rápidamente, y esto requiere inmensas cantidades de energía.
En resumen, las largas rutas de transporte, la elevada cantidad de agua potable necesaria para su cultivo y su maduración con medios artificiales hacen que el aguacate tengo un impacto medioambiental muy negativo.
No obstante, esto no significa que tengamos que dejar de comer «oro verde», pero sí que debemos tener en cuenta varias cosas.

Consejos importantes para el consumo de aguacates:

  • No es necesario comer guacamole o ensalada con aguacate todos los días; hay que comprar este fruto con mesura.
  • Tenga en cuenta su procedencia.
  • Compre aguacates con sellos orgánicos y de comercio justo.
  • No consuma aguacates con etiquetas que indiquen que están «listos para consumir», ya que habrán madurado de forma artificial.
  • Consuma preferiblemente fruta y hortalizas locales.
  • Disfrute de un aguacate muy de vez en cuando, ¡le aseguramos que así el placer será mucho mayor!
© NGV mbH, Fotografiá: TLC Fotostudio
Tenga en cuenta que es una receta para el CookingPilot.
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Blinis con crema de aguacate y feta
MC connect
25 blinis
fácil
Tiempo total: 0:25 Std.
Tiempo de preparación: 10 Min.
Blinis con crema de aguacate y feta
© NGV mbH, Fotografía: TLC Fotostudio
Tenga en cuenta que es una receta para el CookingPilot.
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Crema de aguacate
MC connect
4 porciones
fácil
Tiempo total: 0:05 Std.
Tiempo de preparación: 5 Min.
Crema de aguacate
© NGV mbH, Fotografiá: TLC Fotostudio
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Hamburguesas de garbanzos con crema de aguacate
MC plus
4 porciones
medio
Tiempo total: 0:35 Std.
Tiempo de preparación: 20 Min.
Hamburguesas de garbanzos con crema de aguacate
© NGV mbH, Fotografiá: TLC Fotostudio
Tenga en cuenta que es una receta para el CookingPilot.
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Helado de chocolate saludable
MC connect
4 porciones
fácil
Tiempo total: 8:05 Std.
Tiempo de preparación: 5 Min.
Helado de chocolate saludable