Zum Inhalt springen
23.04.2021

Ruibarbo: ¡ahora, de temporada!

AdobeStock_217909194d_kleiner_Magazin.jpg

Una delicia de primavera

El ruibarbo es uno de esos alimentos que se adora o se detesta, como las espinacas. Su consistencia, así como su sabor ácido y ligeramente dulce, puede resultar peculiar y no suele gustar a los niños. No obstante, a medida que nos hacemos mayores, nuestros gustos van cambiando y el ruibarbo puede convertirse para muchos en uno de los alimentos más deliciosos de la primavera. Hay que matizar que, aunque tenga un sabor dulce y afrutado, se trata de una hortaliza. A pesar de que es muy común en la mayoría de los países europeos y en Estados Unidos, en España cuesta de encontrar en las tiendas: puede comprarlo envasado en almíbar en supermercados de origen inglés o alemán o en algunas fruterías especializadas. También puede encargarlo por internet o cultivarlo en su propio huerto.
¿Por qué el ruibarbo tiene ese sabor? ¿De dónde proviene? ¿Cómo se prepara? A continuación, encontrará las respuestas a estas preguntas y mucho más. :-)

Temporada y origen

El ruibarbo se cosecha entre abril y junio. Dependiendo de la variedad, los tallos se cortan cuando alcanzan unos 25 cm de longitud y han adquirido un color rojo verdoso; se prescinde de los que están demasiado verdes. Esta hortaliza no debe cosecharse más allá del 24 de junio, porque para entonces se vuelve muy ácida y contiene demasiado ácido oxálico.

Algunas personas pueden pensar que el ruibarbo es una planta europea, pero no es así. Procede del continente asiático, concretamente del Himalaya, pero allí no se consumía como verdura, sino como planta medicinal. A través de Inglaterra, el ruibarbo llegó a Europa en el siglo XVIII. Actualmente, Alemania y los Países Bajos son los mayores productores de ruibarbo de Europa.

¿A qué sabe? ¿Qué parte de la planta es comestible?

Las hojas no son aptas para el consumo. Los tallos, de sabor ácido y dulce, son la única parte comestible. Su sabor se debe a los ácidos orgánicos que contiene, como el cítrico, el málico y el oxálico, pero también depende de la época de la cosecha y, por supuesto, de la variedad.
Tenga en cuenta que, cuanto más tierno se cosecha, más suave es el sabor del ruibarbo. Y que los tallos rojos suelen ser más dulces que los verdes.
Pero ¿qué pasa realmente con las hojas? ¿Por qué no se comen? El ruibarbo contiene ácido oxálico, igual que la remolacha, y en las hojas la concentración de este ácido es especialmente alta. Por tanto, el mito de que el ruibarbo es venenoso no es del todo infundado. En cantidades excesivas, el ácido oxálico puede desencadenar síntomas de intoxicación y provocar, por ejemplo, molestias gastrointestinales. En combinación con el calcio, el ácido oxálico impide que el organismo absorba importantes minerales y puede atacar el esmalte dental. En especial las personas que padecen enfermedades renales o sufren de gota deben evitar los alimentos que contienen ácido oxálico, como el ruibarbo y la remolacha. Una persona sana tendría que consumir muchos tallos y hojas de ruibarbo para sufrir síntomas graves de intoxicación. Preparado adecuadamente, el ruibarbo es saludable y completamente inofensivo para una persona sana, por lo que es recomendable incluirlo en el menú de abril a junio. Eso sí: no debe comerse crudo. Con el ruibarbo se pueden preparar pasteles, conservas e incluso zumo, que es especialmente saludable. En definitiva, esta delicia primaveral es una verdura revitalizante con grandes propiedades beneficiosas para la salud.

El ruibarbo:

  • tiene muy pocas calorías: solo 13 kcal/100 g
  • favorece la digestión y ayuda a combatir el estreñimiento
  • fortalece los nervios y levanta el ánimo
  • protege el cabello y ayuda a prevenir el encanecimiento prematuro

¿Qué variedades existen y cómo se diferencian?

A grandes rasgos, las variedades de ruibarbo pueden dividirse en tres grupos: ácidas, suaves y dulces. Las primeras son de color verde tanto por dentro como por fuera, son las que presentan el mayor contenido de ácido oxálico y se considera que son las más productivas. Las variedades ácidas más populares son la Goliath, la Rosara y la Sutton. Los ruibarbos de sabor más suave tienen la pulpa verde y la piel roja, pero son menos productivos que las variedades completamente verdes. No obstante, las variedades más populares de todas son las dulces, como la Framboze Rood, la Red Valentine y la Holsteiner Blut. Como sus nombres revelan, se trata de los ruibarbos rojos, en los que tanto la pulpa como la piel son de este color.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprarlo? ¿Cuánto tiempo se conserva?

Si no cultiva ruibarbo, tendrá que buscarlo en tiendas especializadas o por internet. A la hora de comprarlo, primero debe decidir qué tipo de ruibarbo desea. Si le gusta el ácido, debe optar por una variedad verde. Y si lo prefiere más suave y dulce, debe elegir ruibarbo rojo. Al igual que ocurre con los espárragos, los tallos deben estar firmes y el extremo cortado debe verse fresco. Si se cumplen estos requisitos, puede comprarlo aunque no vaya a prepararlo hasta varios días después. El ruibarbo es una hortaliza robusta y no necesita ser procesada inmediatamente después de comprarlo o cosecharlo. Basta con envolver los tallos en un paño humedecido y meterlos en el frigorífico para que se mantengan frescos unos días más.
El ruibarbo también puede comprarse en grandes cantidades, ya que es fácil de congelar. Solo hay que lavar los tallos, trocearlos y ponerlos en bolsas de congelación. Cuando lo necesite, descongélelos y procéselos como de costumbre.

¿Cómo se prepara el ruibarbo?

¿Ha probado alguna vez un plato salado de ruibarbo? Probablemente no, ¿verdad?
El ruibarbo es una hortaliza con la que solo se hacen preparaciones dulces. La compota es especialmente popular, pero también se pueden elaborar maravillosos pasteles, mermeladas y zumos.
En muchos países, las tartas, los pasteles y los bizcochos de ruibarbo son muy apreciados en la sobremesa del domingo. Para preparar estos dulces, no es necesario cocer los tallos antes de utilizarlos: basta con lavarlos, retirarles la piel fibrosa y trocearlos. Cuando cueza la preparación en el horno, el ruibarbo quedará tierno y exquisito.

A continuación, le ofrecemos deliciosas recetas con ruibarbo para que pueda prepararlas con su Monsieur Cuisine. Le deseamos que disfrute creando y degustando delicias hechas a base de esta dulce hortaliza.

© © NGV mbH, Fotografía: TLC Fotostudio
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Jalea de ruibarbo
MC plus
6 tarros
medio
Tiempo total: 1:00 Std.
Tiempo de preparación: 15 Min.
Jalea de ruibarbo
© © NGV mbH, Fotografía: TLC Fotostudio
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Pastel de queso con fresas y ruibarbo
MC plus
12 trozos
fácil
Tiempo total: 1:30 Std.
Tiempo de preparación: 10 Min.
Pastel de queso con fresas y ruibarbo
© © NGV mbH, Fotografía: Rafael Pranschke, Lukas Kotremba, Mülheim an der Ruhr
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Tarta de ruibarbo y arroz con leche
MC plus
1 tarta
fácil
Tiempo total: 1:45 Std.
Tiempo de preparación: 25 Min.
Tarta de ruibarbo y arroz con leche
© © NGV mbH, Fotografía: Rafael Pranschke, Lukas Kotremba, Mülheim an der Ruhr
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Muesli de ruibarbo con yogur y miel
MC plus
4 porciones
fácil
Tiempo total: 0:40 Std.
Tiempo de preparación: 10 Min.
Muesli de ruibarbo con yogur y miel
© © NGV mbH, Fotografía: Studio Klaus Arras
Guardar la receta en «Favoritos».
Receta de
Monsieur Cuisine
Batido de ruibarbo
MC plus
2 tarros
fácil
Tiempo total: 0:45 Std.
Tiempo de preparación: 5 Min.
Batido de ruibarbo